Autrigones y realidades

Solo quería dejar constancia de que primero un estado emocional alterado y después un cúmulo de felicidad plena, que podríamos definir como un brote bipolar producido por esa resaca que siempre baña las islas del norte, me ha impedido centrarme en las nimiedades imprescindibles, dejando atrás lo que debía dejar, quisiera o no. Ahora, de nuevo, sumido en la vorágine de Ítaca, me encuentro rodeado de realidad, con la que me es más difícil pelear que con los fieros autringones. Por eso, he decidido emprender una retirada, volver grupas, mirar al Oeste otra vez y hacer todo lo necesario para encontrar una nueva Ítaca, y en caso contrario, inventármela. Esta vez, Penépole vendrá conmigo.

1  :

ContradictioN dijo...

no olvideis dejar una dirección donde encontraros al final del viaje...
;)

Publicar un comentario

Escribe lo que quieras, seguro que no es tan absurdo como lo que he escrito yo.

Seguidores

Google+ Followers

Share on Tumblr