Desayuno

Preparandome el desayuno derrame un poco de café caliente sobre la mesa. Una mosca aterrizó cerca de la poza. Saqué el pan tostado del horno y lo empecé a mojar en el café. La mosca dió con el botín y sacó su trompa, aquello debía parecerle un festín. Cuando terminé recogí la mesa. Ella seguía atareada. Me pareció de mala educación limpiar aquella mancha y quitarla el desayuno. Posiblemente sería la primera comida caliente que probaba en mucho tiempo.

0  :

Publicar un comentario

Escribe lo que quieras, seguro que no es tan absurdo como lo que he escrito yo.

Seguidores

Google+ Followers

Share on Tumblr