El pan

Desde siempre a casa de mis padres venía un panadero a eso de las 12:00 a dejarnos el pan (evidentemente). Lo recuerdo desde que tengo uso de razón. Sin embargo terminamos por darnos cuenta de que “otro pan era posible”, ya que ccomparándolo al de cualquier otra panadería, el pan de mi panadero parecía chicle con sabor a harina. Así que empezamos a comprar el pan en una panadería, que no era tan cómodo como que te lo traigan a casa, pero era más agradecido al paladar. Como queríamos serle fiel a “el panadero” (nos daba pena) le seguimos comprando el pan, de forma que en mi casa se juntaban cuatro panes, dos de ellos siempre terminaban en la basura.
Las pasábamos putas cuando coincidíamos en el portal con “el panadero” y nosotros llevábamos la compra, de la cual siempre sobresalía el pan. Así que nos escondíamos para que el pobre hombre no se sintiera mal.
Un día se decidió que aquello no podía continuar, que era absurdo, una pantomima estúpida de niñatos, así que mis padres tomaron una decisión. Dejamos de comprar pan en la panadería y seguir con nuestro panadero de siempre.
Una de las bondades se la emancipación, sin duda, fue dejar de sufrir ese pan.

6  :

_dandelion wish dijo...

las cosas absurdas que hacemos por el 'qué dirán' o por pena...sería de más ayuda que alguien le hubiera dicho a ese buen hombre lo malo que estaba su pan...así se le da la oportunidad de cambiar.

Jorge Miente dijo...

Eso de decir alas verdades a la cara es difícil. ¿te dedicas a repartir verdades por la vida? Porque si la respuesta es afirmativa seguro que serán muy odiada. Una persona honesta y odiada por igual.
Esto tiene mucho que ver con lo que escribí el otro día -> http://blog.jorgemiente.es/2010/12/una-persona-honesta-es-una-persona-no.html

Pero bueno, no es hora de abrir debates sociológicos :)

_dandelion wish dijo...

No me dedico a eso profesionalmente, eso se lo dejo a los psicólogos, jajaja.
Cada día soy 'peor' persona :)

Tharasia dijo...

¡Esto ha pasado en mi casa también! Al emanciparme dejé de sufrirlo, como tú.
Muy buen texto.

Inma dijo...

¡Qué bueno! Yo dejé de sufrir el dichoso butano!!! Vivan los termos eléctricos, aunque luego la factura... jejeje

Jorge Miente dijo...

La factura la terminan pasando todos!

Publicar un comentario

Escribe lo que quieras, seguro que no es tan absurdo como lo que he escrito yo.

Seguidores

Google+ Followers

Share on Tumblr