Tokio ya no nos quiere

[...]

-¿Sabes cuál es tu problema?

Ella está sentada en el suelo, bebiendo té y mirando sus fotos. Yo estoy de pie en medio de la habitación, bebiendo cerveza. Por supuesto no sé cual es mi problema.

-Tu problema es que no eres alguien con quien se pueda contar. No estás en las fotos.

-¿Qué fotos?

-No importa qué fotos porque no estás en ninguna. En las fotos sólo estoy yo. Como si éstos, fueran sólo mis viajes.

Miro las fotos extendidas en el suelo y efectivamente no parece que esté en ninguna.

-Busca un poco. Recuerdo que en Hanoi me hiciste una foto. Debe de estar por algún lado. Y en el avión. Me hiciste una foto en el avión. De eso estoy seguro.

-Aquí está- dice ella-, tengo una foto tuya, dormido en un avión. Eso es todo. Es como si estuviera viajando sola.

-Pero no estás viajando sola. Yo estoy aquí aunque no esté en las fotos.

-Estás aquí, cierto, pero ¿por qué no estás en las fotos? ¿te has parado a pensarlo?

-No me gustan las fotos.

-Te gustan las mías.

-Las tuyas sí. No me gustan mis fotos.

-Ése es el problema, ¿lo entiendes ahora?

-No.

-Tu problema es que dentro de muchos años podrás negarlo todo, porque no habrás dejado pruebas. Y esto me hace dudar de la fe que tienes, ahora, en nosotros.

-Hay algo que se me escapa.

-¿Qué?

-Bueno, en realidad, todo. ¿Quieres hacerme una foto?

-No quiero hacerte una foto. Quiero que estés en las fotos. Quiero que dejes de luchar por no estar en ellas. Quiero verte a mi lado, en Tokio, dentro de un montón de años.

[...]

Ray Loriga

7  :

_dandelion wish dijo...

Veo que no soy la única paranoica que piensa ese tipo de cosas.

Jorge Miente dijo...

un bonito/caotico libro, para cuando tengas la oportunidad.

ContradictioN dijo...

cuanto me gusta...!

Jorge Miente dijo...

mi regalo? ya, normal...

etringita dijo...

Por eso es necesario hacerse fotos chungas de esas con el brazo estirado. Para salir los dos. Para que siempre quede constancia de ese viaje compartido.

neyoka dijo...

no te preocupes Jorge, en el viaje a Croacia pienso ser una lapa pegada a mi cámara, te voy a sacar fotos hasta cuando estés sacando "oro" de tus minas nasales.

Anónimo dijo...

Este libro me lo recomendó un profesor de prácticas de lengua española hace unos años... Lo he leído incontables veces, y, aun así, me sigue estremeciendo cada vez que lo leo.
Me llegó en una época difícil. Muchas gracias a ti por postearlo y a mi profe por recomendármelo. Estéis donde estéis, mil gracias a ambos.

Publicar un comentario

Escribe lo que quieras, seguro que no es tan absurdo como lo que he escrito yo.

Seguidores

Google+ Followers

Share on Tumblr