El extraño caso del botón


Cruzando la calle se me cayó un botón. No llevaba ni camisa, ni chaqueta, ni si quiera pantalones con botones. Pero el hecho cierto, es, que yo vi como se me cayó un botón. El botón no permaneció quieto, si no que rodó delante mio, todo lo verde y redondo que era, hasta caer en una arqueta. Desapareció. No sé de donde salió, y tampoco a dónde fue.

0  :

Publicar un comentario

Escribe lo que quieras, seguro que no es tan absurdo como lo que he escrito yo.

Seguidores

Google+ Followers

Share on Tumblr