Una consecución de hechos insignifcantes a los que llamar vida

Dicen que fue en su lecho de muerte en el que encontró el sentido de la vida, el sentido de su vida. Por lo visto, le pareció ridículo y le hizo sentir una especie de vergüenza vacua difícil de explicar. Se sintió tan enfadado consigo mismo y con la consecución de hechos insignificantes a los que había llamado vida que tomó la firme decisión de no morir.
Lamentablemente, esa decisión no dependía de el.

0  :

Publicar un comentario

Escribe lo que quieras, seguro que no es tan absurdo como lo que he escrito yo.

Seguidores

Google+ Followers

Share on Tumblr