Lejos de ti, Apenino.

Soñando se han ido los últimos días, repasando los viajes que tú describías. Los mapas que tú diseñaste para mi, conservan intactos el rastro a seguir.
A visitar tu casa volveré, y allí por siempre esperaré, que el tiempo rompa y crezcan diamantes, en estos ojos que aún quieren salvarse…

Ganas de soñar con vosotros, otra vez.

0  :

Publicar un comentario

Escribe lo que quieras, seguro que no es tan absurdo como lo que he escrito yo.

Seguidores

Google+ Followers

Share on Tumblr